La Sagrada Familia de Gaudí

Fue en el año 1881 cuando gracias a unos donativos conseguidos por la Asociación Espiritual de Devotos de San José, se compra un solar de 12.800 metros cuadrados en el centro de Barcelona. Así es como empieza la historia de la Sagrada Familia de Gaudí, uno de los templos más impresionantes del mundo y visita obligada si tienes la suerte de poder pasar unos días en la Ciudad Condal.

El templo expiatorio de la Sagrada Familia fue inicialmente diseñado por el arquitecto Francesc de Paula Villar, quien debido a numerosas divergencias en cuanto a su diseño y al coste de materiales, fue rápidamente destituido un año después de su contratación.

El primer diseño estaba basado según el estilo arquitectónico de la época: el Neogótico, y predominaban elementos dominantes de la época como ventanales ojivales, arbotantes exteriores y contrafuertes y un gran campanario afilado.

Con la destitución de Villar, en el año 1882 se le da la oportunidad a un joven arquitecto llamado Antoni Gaudí, quien le confiere una nueva identidad, transformando el proyecto original en una maravillosa propuesta de templo futurista para la época en que fue concebido.

Y así es como comienza la bella historia de la Sagrada Familia de Gaudí, un templo que al día de hoy permanece inacabado y que para su construcción, de momento, ha sido necesaria la intervención de 8 arquitectos diferentes. Como seguro que deseas visitarlo, vamos a contarte toda su historia para que puedas contemplarlo con mayor admiración.

El proyecto de Gaudí

Para entender la personalidad del diseño de la Sagrada Familia es necesario comprender por qué a Gaudí se le consideraba un arquitecto innovador y avanzado para la época. Sus diseños se basaban en pruebas de ensayos y errores, dando mucha más importancia a las maquetas que a los planos. Esto le confería una contemplación del estado natural de sus diseños que luego los reflejaba plasmándolos a la realidad.

Gracias a eso, hoy en día podemos contemplar este templo único en el mundo que representa la historia de la fe y la vida de Jesús. El proyecto contempla la construcción de 18 torres, todas ellas como homenaje a los principales personajes de la Biblia. Los apóstoles están representados en 12 de ellas, 4 están dedicadas a los evangelistas, 1 a la Virgen María y como colofón, la más importante, la dedicada a Jesucristo.

Esta última representa la grandiosidad y estará rematada con una cruz que se elevará a 172 metros de altura. De esta forma, se convertirá en la construcción más elevada de Barcelona y en la Iglesia que más cerca estará del cielo de todo el mundo.

Lamentablemente, Gaudí no pudo más que ver acabada la construcción del primer campanario correspondiente a la fachada del Nacimiento, ya que en el año 1926 fallece a causa de un atropello por parte de un tranvía. A partir de aquí, toma su relevo uno de sus discípulos, el arquitecto Domènec Sugranyes, quien se convierte en el primero de los arquitectos encargados de finalizar el diseño de Gaudí.

Evolución de la Sagrada Familia

Hoy en día podemos disfrutar de la Sagrada Familia de Gaudí casi por casualidad. Al inicio de la Guerra Civil, en el año 1936, se producen diferentes actos vandálicos en el templo donde se pierden numerosos planos y fotografías originales y se destrozan las maquetas originales realizadas en yeso.

No fue hasta la finalización de la contienda, en el año 1939, donde pueden continuar las obras con cierta normalidad. Francesc de Paula Quintana es el encargado ahora de dirigir las obras y, gracias al material que pudo salvarse y a los planos y fotografías publicadas, se pudo reconstruir el diseño original y permitió seguir con la evolución de la Sagrada Familia.

En el año 1952 se construye la escalinata diseñada en la fachada del Nacimiento y se procede a su iluminación por primera vez. Y dos años más tarde, se inician las obras de la fachada de la Pasión.

En este punto, es necesario recalcar que esta construcción tiene el carácter de templo expiatorio. Y esto significa que las fuentes de ingreso para su construcción deben provenir de aportaciones y donativos de carácter particular. La primera cuestación para ello se produce en el año 1955, y esto permite que 3 años más tarde, se instale la famosa escultura La Sagrada Familia en la fachada del Nacimiento.

Al día de hoy, aún no podemos contemplar la Sagrada Familia de Gaudí acabada. En la actualidad, se están finalizando las torres de Jesucristo y de la Virgen María y ambas ya tienen más altura que el resto del edificio. Se están haciendo todos los esfuerzos para acabar el templo en el año 1926, una fecha que homenajea a su arquitecto principal, conmemorando el centenario de su muerte.

Todo el mundo está deseando que llegue la fecha señalada, ya que no cabe ninguna duda que la Sagrada Familia de Gaudí representa una de las construcciones más bellas jamás construidas y una obra arquitectónica que, por sus peculiaridades y su diseño magistral, podrá considerarse como una de las maravillas de la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *