Las torres de la Sagrada Familia

Después de 130 años de construcción, las torres de la Sagrada Familia se han levantado con técnicas diferentes debido a la modernización de las soluciones constructivas. Son, también, las responsables de que una vez finalizado el templo, sea la iglesia más alta del mundo y la construcción más alta de Barcelona. Vamos a analizar cómo son y por qué se han planteado así, ya que las torres de la Sagrada Familia, aparte de poseer una belleza inusitada, serán el referente de la Ciudad Condal, ya que podrán ser vistas desde cualquier parte de la ciudad. Una vez finalizada, serán 18 las torres que tendrá la Sagrada Familia.

Descripción de las torres de la Sagrada Familia

Es 18 el número de las torres de la Sagrada Familia. De ellas, 12 son torres campanario ubicadas en cuartetos encima de cada una de las 3 fachadas del templo y están dedicadas a los doce apóstoles. Las restantes torres están situadas en el centro del conjunto, 4 de ellas se dedican a los evangelistas y las dos últimas son la de la Virgen María y la de Jesús, que será la más alta con 172,5 m de altura.

Todas ellas fueron diseñadas por Gaudí para ser vistas desde lejos, de ahí que tratará de simplificar al máximo su decoración y construcción. Presentan una forma afilada, resultado de un cambio magistral de alineaciones en planta, ya que tienen una base cuadrada y a medida que van cogiendo altura, el desarrollo de su base se va tornando en circunferencias, disminuyendo su diámetro a medida que van ganando en altura.

Los campanarios, homenaje a los apóstoles en la Sagrada Familia

Los campanarios han tenido una especial importancia en las catedrales y en todas las iglesias construidas en todo el mundo. Y la Sagrada Familia no podía ser menos. Las grandes catedrales suelen disponer de una torre campanario, incluso de dos si son más importantes. Entonces ¿por qué poner tantos campanarios en la Sagrada Familia?

Y la explicación es que Gaudí quiso realizar un homenaje muy especial a los apóstoles en la Sagrada Familia, por eso son 12 los campanarios existentes. Estos van creciendo en altura, siendo los más bajos los de la fachada del Nacimiento, continuando en altura por los de la Pasión, para finalizar con aquellos que se sitúan sobre la fachada de la Gloria y que en la actualidad aún se encuentran en construcción.

Si estás versado en las Sagradas Escrituras, te habrás dado cuenta de que dos de los apóstoles se convirtieron más adelante en evangelistas, Juan y Mateo y cada uno de ellos tiene su torre central propia. Además, también hubo un discípulo traidor, Judas, el cual Gaudí decidió prescindir de él, por lo que tuvo que encontrar a 3 personajes relevantes para llegar a los doce. Y los 3 que encontró fueron Matías, Bernabé y Pablo apóstol.

De acuerdo a todo esto, a cada uno de ellos y en función a su relevancia, Gaudí les dedica uno de los campanarios, significando su importancia en función de la altura de las torres de la Sagrada Familia. En cada una de ellas habrá una escultura dedicada al apóstol correspondiente y todas ellas serán visitables.

Torres centrales o cimborrios

Las 6 torres centrales o cimborrios están dedicadas a los cuatro evangelistas y a la Virgen María y a Jesús. Un cimborrio es un elemento arquitectónico cuyo objetivo es doble; por un lado da altura al espacio central y por otro, facilita la entrada de la luz cenital en el templo, a partir de los ventanales que disponen a tal efecto.

De acuerdo a todo esto, las torres de la Sagrada Familia centrales se disponen de tal forma que cada una de las torres de los evangelistas está situada en un vértice del cuadrado que forma el crucero central del templo, elevándose hasta los 135 m de altura una vez que se finalicen. No podrán subirse por ellos al completo, pero sí están destinados como parte del trayecto para poder subir a la torre de Jesús.

Ubicada sobre el ábside y con una altura programada de 138 m se finalizará la segunda torre más alta, la dedicada a la Virgen María. Contará con 19 niveles y estará totalmente vacía en su interior. Será la encargada de dar luz al altar y la conducirá hasta el presbiterio. En su fachada, podrán observarse elementos parabólicos construidos en piedra, con aristas en esquinas ejecutadas en granito azul, simbolizando el manto de la Virgen.

Y como colofón a todo el conjunto, la torre central dedicada a Jesús, será la encargada de elevarse sobre el cielo de Barcelona a 172,5 m de altura. Será totalmente visitable y se podrá acceder a ella desde cada uno de los puentes que tendrá conectados con cada una de las torres de los evangelistas. Con forma hiperboloide, tendrá escaleras y un ascensor mecánico para trasladar a los visitantes lo más cerca posible del Creador.

Las torres de la Sagrada Familia representan toda la esencia del templo, y como tal, están dedicadas a los personajes más importantes de la vida de Jesús. Con ello, Gaudí realza toda la importancia de sus personajes y la establece en función de la altura que alcanza cada una de ellas. Y, además de ello, serán las encargadas de proporcionar a Barcelona el honor de tener la iglesia más alta del mundo y de poder disfrutar de los sonidos de sus campanas a lo largo de toda la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *