Casa Museo Gaudí

COVID-19: Para garantizar la salud de todos, la Sagrada Familia está aplicando todas las medidas de salud establecidas por el Ministerio de Sanidad español. Consulte aquí las normas a cumplir para los visitantes.

La Casa Museo Gaudí es la casa donde vivió Gaudí de 1906 a 1925, es decir, su residencia personal durante casi 20 años. Se encuentra dentro del Park Güell y contiene una colección de objetos y muebles diseñados por el propio Gaudí. Se inauguró como una casa museo el 28 de septiembre de 1963 y está abierta para visitantes mediante una entrada especial que pueden adquirir online antes de su visita.

Casa de Gaudí

En 1906, Gaudí se mudó a esta casa ubicada dentro del Parc Güell junto a su padre, Francesc Gaudí i Sierra, y posteriormente con su sobrina, Rosa Egea i Gaudí. Más tarde ese año falleció su padre y seis años más tarde, en 1912, también falleció su sobrina. Después de ambas pérdidas, Gaudí vivió solo; durante su estancia allí, sus vecinos fueron las familias Güell y Trias.

Durante las próximas décadas, esta fue la residencia de Gaudí, que continuó trabajando desde allí en sus proyectos más importantes, incluida la Sagrada Familia, a la que le dedicó su tiempo exclusivamente a partir de 1914.  En 1925, Gaudí se trasladó al taller de la Sagrada Familia para estar más cerca de la construcción. Dada la importancia histórica de la casa para entender al genio y a su obra (además de su ubicación privilegiada), se inauguró como casa museo en 1963.

Antoni Gaudí lived in the model home for about 20 years, while he continued to work on his most important projects and – from 1914 – he dedicated his time exclusively on the building of la Sagrada Família. Then, in 1925, Gaudí moved to the workshop at la Sagrada Família to be closer to the construction. In 1963 it inaugurated as a historic home museum.

Sagrada Familia Model

Gaudí preferred the use of modelling architecture over drawing it; specially models made of chains that hung from the ceiling, or strings with small weights attached to them. The process of experimenting with such models led him to discover a form to use traditional Catalan masonry techniques in new, more complex ways. A chain that is suspended from both ends results in a catenary curve that distributes the static load naturally – tension, in this case – and evenly between the links of the chain. Gaudí applied this tension-compression analogy to chains hanging from chains asymmetrically, that allowed him to design a much more fluid architecture. 

It is known that Gaudí drew the outline of the temple he was designing on a board made of wood, on a scale of 1:10, that he then attached to the ceiling. He would hang cords on the points where the columns would be placed. Then, he put small sacks filled with pellets from each of the catenary arches formed by the cords. He would photograph the model from several angles until he reached the exact shape of the structure of the church, knowing from the model precisely where the columns would go. The original model is on display in Barcelona.  

Historia de la casa de Gaudí

A finales del siglo XIX, el magnate industrial Eusebi Güell i Bacigalupi regresó a Barcelona tras una estancia en Inglaterra, con la intención de construir una ciudad jardín para la élite catalana en los terrenos de la finca Can Muntaner de Dalt, que había adquirido en 1899. Güell encargó el proyecto a Antonio Gaudí, con la visión de tener sesenta casas con jardines y todos los servicios necesarios.

El proyecto no se completó porque las obras se detuvieron en 1914. Sólo se construyeron dos de las casas de todo el conjunto previsto: la Casa del doctor Trias i Domènecech, y lo que hoy es la Casa Museo Gaudí, que entonces servía de atractivo para los potenciales compradores de terrenos. El inmueble modelo fue diseñado por el arquitecto Francesc Berenguer i Mestres, construido por el contratista Josep Casanovas i Pardo y firmado por el propio Gaudí, entre 1903 y 1905. Gaudí compró la casa y vivió allí con su padre y su sobrina. Ambos fallecieron en los años siguientes a su compra y Gaudí permaneció viviendo allí hasta 1925, cuando se trasladó al taller de la Sagrada Familia unos meses antes de su muerte, en 1926.

Interior de la casa de Gaudí

Tras la muerte de Gaudí el 10 de junio de 1926, se puso a la venta su residencia en el Park Güell y ese mismo año la compró una pareja de italianos, Francesc Chiappo Arietti y su esposa Josefina Sala Barucchi, quienes se mudaron de inmediato. La pareja era admiradora de la obra de Gaudí y rápidamente la bautizaron como Casa Gaudí. El 28 de septiembre de 1963 abrió sus puertas al público como Casa Museo Gaudí.

El edificio tiene cuatro plantas: la baja y la primera muestran la colección abierta al público. El sótano no es accesible para los visitantes y el segundo piso contiene la Biblioteca Enric Casanelles, a la que se puede acceder con permiso previo.

La colección está organizada para emular la época en la que Gaudí vivió en la casa, algo que es más palpable en lugares como el dormitorio, el estudio o la puerta interior, donde pueden verse algunas de las pertenencias personales del arquitecto.  Hay elementos de hierro forjado también diseñados por Gaudí expuestos en el jardín y se consideran los elementos más valiosos de toda la colección, que también incluye muebles, esculturas, dibujos, pinturas y otros elementos de los compañeros de trabajo de Gaudí que también se exhiben en varias salas del museo.