Fachadas de la Sagrada Familia

COVID-19: Para garantizar la salud de todos, la Sagrada Familia está aplicando todas las medidas de salud establecidas por el Ministerio de Sanidad español. Consulte aquí las normas a cumplir para los visitantes.

La Sagrada Familia tiene tres fachadas bastante destacadas. Al este encontramos la Fachada de la Natividad, al oeste está la Fachada de la Pasión y al sur la Fachada de la Gloria (aún en construcción). Es lo primero que puedes ver y admirar desde el exterior. ¿Nuestro consejo? Que te fijes en el estilo y la decoración de cada fachada. 

 

La Fachada de la Natividad representa el nacimiento de Jesús, la de la Pasión refleja el sufrimiento durante su crucifixión y la Fachada de la Gloria representa el camino hacia Dios: Muerte, Juicio Final, Gloria e Infierno. La fachada de La Sagrada Familia forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 2005 junto con seis edificios más diseñados por Gaudí.

Fachada de la Natividad Sagrada Familia

La Fachada de la Natividad se construyó entre 1894 y 1930, y fue la primera de las tres en completarse. Como su nombre lo refleja, la Fachada de la Natividad está dedicada al nacimiento de Jesucristo en el portal de Belén. Además, es la fachada con el estilo e influencia más directa del propio Gaudí. Está orientada al noreste, de cara al sol naciente, en representación del nacimiento del hijo de Dios.

La Fachada de la Natividad está dividida en tres pórticos, cada uno en representación de un ideal teológico: esperanza, fe y caridad. Los tres pórticos están separados por dos grandes columnas, y hay una tortuga en la base de cada columna en representación de la tierra y el mar, ya que cada uno es un símbolo del tiempo como algo que está escrito en piedra y permanece inmutable. Frente a las figuras y el simbolismo de las tortugas, hay dos camaleones que se pueden encontrar a ambos lados de la fachada y representan el cambio como una constante en la existencia.

Hay un árbol de la vida que se eleva por encima de la puerta de Jesús en el pórtico de la Caridad. La fachada se completa con cuatro campanarios y cada uno está dedicado a un Santo: Matías, Bernabé, Judas el apóstol y Simón el Zelote.

Desde un principio, Gaudí pretendía que la Fachada de la Natividad fuera policromada (práctica de la decoración que incluye elementos arquitectónicos), y que cada arquivolta (moldura ornamental o banda, siguiendo la curva en la parte inferior de un arco) estuviera pintada con una amplia gama de colores. Esto permitiría que las figuras de humanos parecieran tan vivas como las de plantas y animales.

Gaudí eligió intencionalmente empezar la construcción de la iglesia, trabajando esta fachada primero para que fuera la más atractiva y accesible al público. Era muy consciente de que no vería el edificio terminado y quería dar ejemplo artístico y arquitectónico para que otros lo siguieran. Durante la Guerra Civil española, algunas de las estatuas fueron destruidas y posteriormente reconstruidas por el artista japonés Etsuro Sotoo.

Fachada de la Pasión Sagrada Familia

La Fachada de la Pasión es austera, simple y sencilla, en oposición a la fachada de la Natividad, muy decorada y ornamentada. Está tallada con líneas semirectas que se asemejan a los huesos de un esqueleto. La construcción de esta fachada se inició en 1954, con las instrucciones y diseños que Gaudí dejó para los futuros arquitectos y escultores. La Fachada de la Pasión, como su nombre lo indica, está dedicada a la Pasión de Cristo, es decir, a representar el dolor que sufrió durante su crucifixión para salvar al mundo de los pecados de la humanidad. Se enfrenta al sol poniente, en relación simbólica con la muerte de Jesucristo.                                   

La Fachada de la Pasión está sostenida por seis grandes columnas inclinadas, hechas a semejanza de troncos de sequoia. Los cuatro campanarios de esta fachada están dedicados a cuatro apóstoles: Santiago, Tomás, Felipe y Bartolomé. Se terminaron de construir en 1976, y en 1987 Josep María Subirachs dirigió un equipo de escultores para trabajar distintas escenas y detalles que la fachada contiene a día de hoy, con el objetivo de dar una forma rígida y angular para evocar un efecto dramático.

La intención de Gaudí con este lado de la fachada era infundir miedo en el observador: quería “romper” arcos y “cortar” columnas, y también utilizar el efecto de claroscuro para realzar aún más la dureza y brutalidad del sacrificio de Cristo. Como ocurre en la Fachada de la Natividad, en esta también hay tres pórticos que simbolizan tres visiones teológicas diferentes.

Las escenas que están esculpidas en la fachada y que ascienden en forma de ‘S’, reproducen las estaciones del Viacrucis de Jesucristo. Los niveles inferiores muestran escenas de la última noche de Jesús antes de la crucifixión, incluida la Última Cena, el Beso de Judas, el Ecce Homo (cuando Jesús es presentado azotado) y el Sanedrín, como se le conoce al juicio en el que se le sentenció a muerte. En el tercer y último nivel puedes ver su muerte, sepultura y resurrección. 

Fachada de la Gloria Sagrada Familia

Cuando esté terminada, la Fachada de la Gloria será la más grande y notable de todas las fachadas -su construcción comenzó en 2002-. Está diseñada para ser la fachada principal y ofrecerá acceso a la nave central del templo, que está dedicada a la Gloria Celestial de Jesús y refleja el camino hacia Dios: Muerte, Juicio Final y Gloria, mientras que el Infierno queda para quienes se apartan de la voluntad de Dios.

Gaudí sabía que no viviría lo suficiente para ver terminada esta fachada, por lo que realizó una maqueta para que sus sucesores terminaran su visión. La maqueta resultó parcialmente destruida durante la Guerra Civil española en 1936, pero los fragmentos sirvieron como base para la reconstrucción del diseño de la fachada. Para poder completarla, es posible que sea necesario derribar parcialmente todo el bloque de edificios que se encuentran al otro lado de la calle de Mallorca.

En septiembre de 2008, Subirachs instaló las puertas de la Fachada de la Gloria, en cuyo frente tienen inscrita la frase “Danos nuestro pan de cada día” en cincuenta idiomas diferentes. Los tiradores de las puertas tienen resaltadas las letras A y G, que encajan dentro de la palabra caiguem, pero que también hacen alusión a las iniciales de Antonio Gaudí. 

El Pórtico de la Gloria estará decorado con ornamentación que represente el infierno y los vicios: demonios, ídolos, dioses falsos, herejía, tumbas, purgatorio y muerte. El Pórtico también tendrá siete grandes columnas dedicadas a los dones del Espíritu Santo, la base de las columnas tendrá representaciones de los Siete Pecados Capitales, y las Siete Virtudes estarán en la parte superior.

Esta fachada tendrá cinco puertas que corresponden a las cinco naves del templo, y la central tendrá una triple entrada que dará a la fachada de la Gloria. En total serán siete puertas que representan cada uno de los sacramentos.